Propuesta:

La planificación de aguas de Zaragoza garantizará como eje central de sus objetivos el derecho humano a servicios de agua y saneamiento, garantizando el acceso efectivo de todos y todas a aguas de calidad a través de la red urbana. La progresiva mejora de la calidad del agua en el grifo debe seguir avanzando. La primera clave está en asegurar el abastecimiento de calidad en los ciclos de sequía que el cambio climático agravará; la segunda está en garantizar, en la planificación. la necesaria renovación de redes; la tercera seguir avanzando en la progresividad del sistema tarifario; y la cuarta establecer un reglamento que impida el corte del agua a familias vulnerables y que precise un mínimo vital para todos y todas. En este sentido, el sistema vigente, que persigue disuadir usos abusivos y garantizar costes asumibles en los usos básicos, mediante bloques de consumo de coste creciente, puede y debe perfeccionarse, mejorando previamente la fiabilidad y la actualización constante del padrón municipal, a fin de poder ajustar la tarifa al número de personas que habitan cada vivienda. Desde estas bases, Zaragoza debe promover el orgullo de disponer de Agua Pública de Calidad a través de la red urbana, en los grifos de nuestras casas, en una amplia red de fuentes públicas y mediante la oferta sistemática de agua de grifo gratuita en bares, restaurantes y hoteles, tal y como promueve la campaña a este respecto del actual Gobierno Municipal de ZeC.

Por todo ello, proponemos que Zaragoza, en su planificación de los servicios de agua y saneamiento, reconozca y comprometa el cumplimiento efectivo del Derecho Humano al Agua y al Saneamiento, garantizando agua de alta calidad en los grifos, promoviendo activamente su uso y garantizando un mínimo vital para todos y todas, vetando por ley, en el ámbito de sus competencias, el corte del agua a familias vulnerables en riesgo de pobreza.

Propuesta realizada por Violeta Barba, Fernando Rivarés, Amparo Bella, Iván Andrés, Paloma Subías, Adolfo Lahoz, Carmen Monge, Perico R. Cebollada, Miriam Ferrer, Álvaro Viu y Pedro Arrojo.
Comparte la propuesta